domingo, 28 de agosto de 2016

Oración de San Francisco de Asís


Señor,
hazme un instrumento de tu paz:
allí donde haya odio, que yo ponga el amor,
allí donde haya ofensa, que yo ponga el perdón;
allí donde haya discordia, que yo ponga la unión;
allí donde haya error, que yo ponga la verdad;
allí donde haya duda, que yo ponga la fe;
allí donde haya desesperación, que yo ponga la esperanza;
allí donde haya tinieblas, que yo ponga la luz;
allí donde haya tristeza, que yo ponga alegría.

Señor,
haz que yo busque:
consolar y no ser consolado,
comprender y no ser comprendido,
amar y no ser amado.

Porque:
dando es como se recibe,
olvidándose de sí es como uno se encuentra,
perdonando es como se recibe el perdón,
y muriendo es como se resucita a la Vida.

sábado, 27 de agosto de 2016

Pequeño universo, poema








Pequeño universo

Los ojos abarcan horizontes
el universo en tu cerebro habita,
el pasado y el futuro
en un instante hacen presencia.
Las distancias más lejanas
en un punto se concentran
a la oculta búsqueda
acude la respuesta.
Para el nuevo interrogante
el despertar empieza,
te iluminas con las luces
que tu pensamiento encierra. 
Jesús Helí Giraldo G

viernes, 26 de agosto de 2016

Flores de Bach y equilibrio emocional, en amazon

Texto completo del Acuerdo final de Paz entre Gobierno y Farc



http://www.eltiempo.com/contenido/politica/proceso-de-paz/ARCHIVO/ARCHIVO-16682558-0.pdf

Culminó con éxito la Expedición Antioquia 475 Años

 Comunicación de Luis Javier Csicedo
 
Amigos: 

Para informarles el resultado de la Expedición Antioquia 475 Años (Peque - Buriticá - Santafé de Antioquia), conducida por la Organización Caminera de Antioquia (OCA), con motivo de los 475 años de fundación de la Ciudad-Provincia de Antioquia, a cumplirse el próximo 4 de Diciembre.

En cuatro días de caminata (12 al 15 de agosto) se cumplieron los objetivos trazados para la Expedición, consistentes, primero, en recorrer la ruta que transitó en 1541 Jorge Robledo con su tropa de 80 soldados, en medio de constantes combates con los indígenas Ebéjicos e Ituangos, dueños ancestrales del territorio, y, segundo, llegar al sitio propio donde se realizó la fundación de Antioquia, identificado por monseñor Benjamín Pardo, de la Academia Antioqueña de Historia, como la vereda Santa Águeda del Municipio de Peque.


Los 18 expedicionarios salieron el viernes 12 de agosto de la Terminal del Norte de Medellín a las 6 de la mañana, por la Carretera al Mar, como quien va para Urabá. En Uramita se tomó la carretera destapada, pero en buen estado, que conduce hacia Peque, "La verdadera capital de la montaña", como la llaman sus pobladores, aunque habría que agregarle el apelativo de "Cuna de Antioquia". 

A las 12:30 del medio día el bus asomó al Alto de las Tumbas (1.800 m.s.n.m), desde donde se divisa Peque 600 metros más abajo, y donde es obligatorio bajarse del bus para reparar el cuerpo en las templadas aguas termales que brotan en ese punto del cerro. A las tres de la tarde empezó el "Viaje a pie", una caminada de dos horas hasta el casco urbano del pueblo. A las siete de la noche el auditorio del moderno Parque Educativo se nutrió de público para asistir a la conferencia sobre "La fundación de Antioquia en el contexto de las ciudades del Bredunco, que otros llaman río Cauca", donde los profesores del Colegio Padre Lopera instalaron un puesto con libros, folletos y artesanías de la región.

A las cinco de la mañana todo el mundo estaba en pie, uniéndose al grupo tres estudiantes del colegio, que serán guías de nuevos viajeros. En medio de la curiosidad de los pequenses madrugadores, los caminantes hicieron la rutina de calentamiento en el parque principal, recién remodelado, en un trabajo excelente porque respetó la vegetación que da vida y sombra. Después de la foto de rigor, emprendieron la caminada hacia la vereda Santa Águeda, bajando por el barrio El Fundungo al río Peque y de ahí subiendo dos horas y media hasta arribar a la finca "La Ciénaga".

La bruma de la mañana descorrió cinco siglos de historia. Aunque por el intenso verano el pequeño cuerpo de agua estaba seco, teníamos enfrente la célebre lagunilla a la que Robledo llegó cuando recorría el llamado valle de Ebéjico buscando un sitio conveniente para fundar la ciudad, y de la que escribe que en dicha laguna le decían los naturales que habitaba una gran serpiente que les hablaba y se comía los hombres y los animales que entraran en ella, pero que no les hizo nada a los españoles ni a sus caballos cuando fueron a beber sus aguas. Después de derribar el mito nativo, Robledo impuso el nuevo mito, plantando la cruz del cristianismo en lo alto del cerro que tutela la laguna.

Bajo el fresco techo de la vieja casona que alguna vez fue próspera hacienda o sacudiendo los árboles de jugosas guayabas, repusieron fuerzas los viajeros, para proceder luego a un pequeño acto conmemorativo. Formados en círculo -figura tan llena de energía ritual- los caminantes de la memoria dieron lectura a un pasaje de la crónica de Juan Sardela, escribano de Robledo, en que se relata la batalla que se dio en ese sitio entre indígenas e invasores, casi al día siguiente de la fundación, y le hicieron un homenaje de desagravio a los miles de Ebéjicos, Peques, Ituangos, Noriscos, Nutabes, que tuvieron que morir en esa época y en esa zona, para que pudiera nacer hace 475 años una ciudad llamada Antioquia, como la de Siria. También estuvo presente la emoción cortada en las gargantas por entonar las notas del Himno Antioqueño, que pujaban por salir, pero que se quedaron en respetuoso silencio.

De la finca "La Ciénaga" la Expedición siguió media hora de traviesa (terreno llano) hasta llegar al caserío de la vereda Santa Águeda,  ubicada en un escaso terreno plano en medio de tanta arisca montaña, el que Jorge Robledo consideró el sitio apropiado para fundar una ciudad. ¡Habíamos llegado a la cuna de Antioquia!

Hoy el lugar es un pequeño y bello caserío a la vera del antiguo camino de herradura que ha comunicado desde siempre a Peque con Buriticá. El lugar se compone de una amplia cancha, unas pocas casas juntas y las demás separadas, y una amplia pesebrera para la asnada, que da a entender la importancia de Santa Águeda en el tráfico zonal de personas, alimentos y mercancías. En este momento los habitantes de 12 veredas se han unido en minga para transformar el antiguo camino en carretera, y ahorrarse así algo de las siete horas que les toma ir a mercar a Peque.

Aquí finaliza esta narración escrita, porque el suscrito se regresó de Santa Águeda para el pueblo, a devolver la mula blanca en la que se habían subido los morrales. Yo no conocía el camino, pero la acémila sí, y me bajó sano y salvo. Los demás expedicionarios siguieron el camino para pasar por el Alto de la Fragua, Tabacal, Buriticá y Santafé de Antioquia, adonde llegaron el lunes festivo 15 de agosto, cuatro días después que el Centro de Historia de la Ciudad Madre celebrara los 203 años de la Independencia de Antioquia.

La narración visual que sigue es una cortesía fotográfica del ingeniero Nicolás Chaverra.

La conducción del grupo estuvo a cargo de José Lubín Torres y de Víctor Manuel Sánchez, directivos de OCA.

Cordiales saludos,

luis javier caicedo
integrante del Proyecto Académico Bredunco

lunes, 22 de agosto de 2016

Nuestras Amigas Artistas

Isabella Betancourt, 10 años

María U Gallego de Betancourt, madre de las dos artistas (de Filadelfia, residente en Estados Unidos)

Nathalie Betancourt, 14 años

miércoles, 17 de agosto de 2016

Panóramica de Filadelfia



Fotos enviadas por el alcalde  Filadelfia, Germán Zuluaga Duque
Preparando las vías para la competencia de motovelocidad

lunes, 15 de agosto de 2016

domingo, 14 de agosto de 2016

Estampas de Filadelfia en los 39°s Juegos Deportivos


 












Imágenes enviadas por Francisco Javier Gutiérrez Castaño
"Buenos días Jesús Helí, quisiera compartirle estas fotos de hoy del desarrollo de los Juegos en nuestro Filadelfia"