sábado, 7 de octubre de 2017

Fiestas del Río Riosucio

Amigos:

Primero para comunicarles que las Fiestas del Río Riosucio, programadas para este fin de semana en La Playa, fueron suspendidas por motivos ajenos a la comunidad de Alto Imurrá, hasta nueva fecha, aunque sigue abierta la invitación a recorrer con guías el Sendero Ecológico, el cerro de San Juan y las tres grandes cascadas del río.

Lo segundo para compartirles una información extractada del pleito trabado entre el pueblo de Cañamomo y el pueblo de Supía la Baja en los años 1757 y 1759 (revisar el expediente completo en correo-e del 13 de mayo de este año). En este pleito los Cañamomos, liderados por su alcalde Juan Blandón, tuvieron que demostrar judicialmente que ellos vivían en el valle del río Riosucio, de donde los sacó el visitador Lesmes de Espinosa y Saravia en 1627 para darles un resguardo en la vega de Supía. Las declaraciones de los testigos permiten conocer que los indígenas de Cañamomo provienen en su mayor parte de los Pirzas y que el nombre Cañamomo Lomaprieta corresponde al del sitio donde se asentaron. El cura de Quiebralomo declara que ellos "son naturales y oriundos de Lomaprieta=Alio nomine=Pirsas".

En un anexo se copia el texto completo de las declaraciones de los testigos, el que incluye también un interesante incidente que involucró a Simón Pablo Moreno de la Cruz, hijo y yerno de los dos esclavistas más notorios y más ricos de la región en el siglo XVIII: Sebastián Moreno de la Cruz y Agustín de Castro (ver: Álvaro Gartner, Los místeres de las minas, págs. 69 y 72).  De Simón Moreno dice Miguel Batero, alcalde del pueblo de indios de Supía la Baja, en uno de sus memoriales:

"...el señor Don Simón Moreno quien siendo Teniente nos ayudo a quitar nuestras tierras estando en posesion de las Iglesias ahora ayuda a los Cañamomos para que nos las quiten a nosotros; y mañana siendo de ellos ayudara a otros para que se las quiten a ellos y asi siempre tendremos pleitos" (pág. 13 del anexo).

Buen provecho,

luis javier caicedo

viernes, 29 de septiembre de 2017

Falleció Jorge Giraldo Herrera en Pereira



Jorge Giraldo Herrera
Ayer 28 de septiembre de 2017 a las 11: 57 a.m. falleció, Jorge Giraldo Herrera,  en el Hospital universitario de Pereira. Recientemente había cumplido 80 años. Hijo de Jesús  María 'Chucho' Giraldo González (hermano de mi padre (José Ignacio) y Esther Herrera, nació en Filadelfia, viudo de Alicia Velásquez con quien tuvo 3 hijos: Jenny, Aydeé y Nelson, a quienes enviamos nuestras condolencias, lo mismo que a sus hermanos y hermanas; José Luis, Gildardo y José Adelnide, Elvira y Josefina.
La Velación se está llevando a cabo en la casa familiar, Barrio Los Nogales en Cuba Manzana 3 Casa 34. Las Exequias se cumplirán mañana, 30 de septiembre, a las 4:00 p.m. en la parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria en el Barrio Panorama, de Cuba. Paz en su tumba



Reflexiones de su hermano José Adelnide:


Reflexionando hoy ante la fugacidad de la existencia humana he escrito estos versos:

COSAS DE PEDRO.

Pedro se levantó esta mañana
Y ufano en el espejo se miró.
El medio día de su airoso cuerpo
Colmó su convicción:
Que el mundo ante él se arrodillaba
Como si fuera un dios.
Pedro sonrió, en tanto que sus ojos
Devoraban el día, y febril confesó:
“Tengo el mundo a mis pies arrodillado, 
De este mundo soy dios”.
En su agenda tenía consignadas
Sus conquistas de amor.
En su mente guardaba la certeza
De ser arrollador.
Y mientras caminaba hacia la calle
Con su voz sentenció:
“Que del mundo soy dueño 
Y soy el amo, su determinador”
Sin saber que al salir ya lo esperaba 
El ruido de un motor
Que volaba insensato con la muerte
Sin ley y sin control.
Esta tarde en la puerta ya se exhiben
Las notas de un cartel
Que anuncia los dolores de su ausencia
Porque Pedro murió.
agh.



Jorge: Como una paloma blanca va tu espíritu a reunirse con El Creador. En su pico lleva un cartel que dice: "Gracias Padre por la vida que me diste. Por la fe y la esperanza, por el amor y por haberme permitido compartir con tantos seres buenos que me ayudaron a ser lo que fui".
Buen viaje Hermano.
Adelnide Giraldo Herrera

martes, 26 de septiembre de 2017

FIESTAS DEL RÍO RIOSUCIO 2017

Amigos:

Los días 6, 7 y 8 de octubre tendrán lugar las FIESTAS DEL RÍO RIOSUCIO 2017 en La Playa, Comunidad Alto Imurra del Resguardo Indígena de La Montaña, sitio donde ocurrió la avalancha que hizo que los primeros españoles que llegaron a estas tierras cambiaran el nombre indígena de Río Imurrá por el de Río Riosucio.

Con estas Fiestas, que se celebran desde 2013, la Comunidad de Alto Imurrá quiere decirle a los riosuceños que se acuerden del río siquiera una vez al año; que al río Riosucio no solo se le debe el nombre del pueblo sino también el agua que consumimos, porque de él se surte la principal bocatoma del Acueducto Municipal.

Esta Fiesta, en especial el domingo 8 de noviembre, es la mejor ocasión para visitar el SENDERO ECOLÓGICO que acondicionó la comunidad hace un año con el apoyo de la Alcaldía y de Corpocaldas, y que conduce a dos hermosas CASCADAS de más de 15 metros de altura cada una, apenas a una hora a pie saliendo de La Playa.

Es muy importante que las Instituciones Educativas de todo el Municipio aprovechen las Fiestas del Río para que sus alumnos conozcan la ubicación y el recorrido del río Riosucio desde su nacimiento en La Piedra Pintada, pasando por La Playa, El Jordán y el Valle de los Pirzas, hasta su desembocadura en el río Supía, en el sector de El Palo, pues todavía hay riosuceños que no conocen el río. Por ejemplo, en San Lorenzo, como los antiguos cuando subían al pueblo no veían ningún río, se quedaron pensando que el río Riosucio pasa debajo del pueblo.

Sobre la historia del río Riosucio, se sabe que lo descubrió el español Juan Vadillo, por tradición oral que recogió la maestra Purificación Calvo en su libro “Riosucio” de 1960.

Por eso es pertinente, con motivo de las Fiestas 2017 del Río Riosucio, compartir una vez más con ustedes un artículo que narra el viaje que hizo Juan Vadillo (arriesgado, torpe, ambicioso y cruel conquistador) desde Cartagena hasta Cali de enero a diciembre de 1538, en especial su paso por el territorio de Caramanta, Supía, Riosucio y Quinchía. Este relato confirma que Vadillo sí pasó por esta región, y aunque no se refiere a la avalancha del río Imurrá (que sin duda fue un hecho verídico porque la tradición oral es bastante arraigada), sí aporta mucha información sobre el pasado del municipio, siendo el principal dato la existencia de una importante aldea indígena llamada “Birú”, ubicada en el Valle de los Pirzas.

El artículo se encuentra en internet, en publicación que hizo la Maestría en Historia de la Universidad Tecnológica de Pereira. Hacer click en:


Por último, una sugerencia para la MESA BICENTENARIO DE RIOSUCIO 2019: Que se incluya dentro del Plan de Publicaciones un libro sobre el Río Riosucio, que incluya tanto la parte geográfica y ecológica como su importancia en la vida social de varios generaciones de riosuceños, e invitar a CORPOCALDAS o a EMPOCALDAS vincularse a este proyecto.

Un insumo imprescindible para dicho libro sería el artículo MICROCUENCA DEL RÍO RIOSUCIO, por: Roberto H. Calvo Ladino, que se anexa.

Cordial saludo,

luis javier caicedo

sábado, 23 de septiembre de 2017

Más allá del Claustro de Santo Domingo

Más allá del Claustro de Santo Domingo
Por: Jesús Helí Giraldo Giraldo

Una vez más nuestra Universidad del Cauca expone su grandeza ante la historia y la importancia de su gestión en el ámbito cultural, al hacer honor al verdadero significado del concepto global de la responsabilidad universitaria.  El primer encuentro nacional de egresados, celebrado el pasado 15 de septiembre de 2017 en la ciudad de Bogotá, organizado por la Universidad conjuntamente con Asecauca capítulo Bogotá, fue una grata oportunidad para afianzar el acercamiento entre la institución y sus egresados.
La presencia del Rector, Dr José Luis Diago Franco, con varios miembros del Consejo superior y funcionarios de la oficina de egresados, junto al ex rector Danilo Reinaldo Vivas Ramos, dejó un claro sentimiento de unidad y pertenencia de los ex alumnos hacia su Alma Mater. Disfrutar de las danzas universitarias y escuchar la música interpretada por las chirimías, llegadas de Popayán, al aroma de un sabroso café producido por la universidad, nos acerca en el recuerdo a la ciudad y a la región que nos acogió en su seno con amabilidad y cariño durante nuestra época estudiantil.
Las importantes conferencias relacionadas con lo más avanzado de la tecnología de la comunicación, el crecimiento personal, el humor y la medicina y el papel de la universidad en la vida de los egresados, en la voz de algunos importantes ex alumnos que hoy brillan por su importancia en la empresa privada y en el sector público, hizo vibrar nuestras emociones y nos unió en la esperanza de un futuro mejor para la universidad, la educación en general y el país.
Unidos podemos más, el trabajo en equipo permite desarrollar sinergias con el aporte de las experiencias individuales, muy abundantes y exitosas en el gran universo de profesionales formados en la Universidad del Cauca. Experiencias que, actuando aisladamente no dan los mismos frutos. La oportunidad de conocer sus dinámicas y compartirlas es un privilegio colectivo que sólo se logra conocer, y disfrutar, en este tipo de encuentros, por ello fue tan importante el reconocimiento por parte de la Universidad a sus más brillantes y emprendedores egresados.
Felicitaciones a la Universidad del Cauca y a Asecauca Bogotá, organizadores de este magno evento, por permitir a los dispersos ex alumnos la oportunidad del reencuentro, del conocimiento y el reconocimiento, y sin salir de la fuente regresar al origen y poder decir a la Universidad del Cauca que el recuerdo y el agradecimiento por lo que nos entregó en sus aulas y en la antorcha de luz de la ética y el ejemplo virtuoso de su lema: “el que ha de morir deje su luz a la posteridad”, está vigente.

JHGG

Bogotá, 2017-09-19